Notas rápidas
Capturas de pantalla
Vídeos

Isla Intemporal

Encuentros

  • Chi-Ji, La Grulla Roja – La prueba de Chi-Ji es una prueba de esperanza. El emperador Shaohao, embargado por las dudas sobre el futuro de su pueblo, buscó a la gran Grulla Roja. Chi-Ji desafió a Shaohao a que encontrara la esperanza en su interior y expulsara la incertidumbre. Cuando venció al Sha de la duda, el emperador se convirtió en una señal de esperanza para su gente. Para superar la prueba de la grulla, los guerreros deben creer en la esperanza, incluso en los días más oscuros.
  • Yu'lon, El Dragón de Jade – La prueba de Yu'lon es una prueba de sabiduría y fe. Cuando los augurios de un futuro nefasto nublaban su mente, el emperador Shaohao ascendió el Monte Nieverest para pedir el consejo del Dragón de Jade. Yu'lon animó a Shaohao a que expulsara las emociones oscuras que lo asolaban; mediante las pruebas, el emperador Shaohao se volvería uno con la tierra. Para superar la prueba del dragón, los guerreros deben tomar decisiones sabias.
  • Niuzao, El Buey Negro – La prueba de Niuzao es una prueba de bravura y entereza. Cuando el emperador Shaohao se sintió invadido por el miedo, el Buey Negro le aconsejó enfrentarse a sus miedos directamente. Tras una larga batalla contra el Sha del miedo, el emperador resultó vencedor. Para superar la prueba del buey, los guerreros deben conservar la determinación frente a grandes peligros.
  • Xuen, El Tigre Blanco – La prueba de Xuen es a la vez una prueba de fuerza y una prueba de contención. Cuando Xuen le dio al emperador un bastón de tres metros y le pidió que golpeara a uno de sus guerreros, el emperador no fue capaz de acertar un solo golpe. Sin contención, la ira y el odio campan a sus anchas. Para superar la prueba del tigre, los guerreros deben dominar su fuerza mientras se resisten a los pensamientos de violencia.
  • Ordos, Dios de fuego de los yaungol – Ordos fue una vez un chamán de los yaungol que se sacrificó a las llamas porque los señores del fuego le prometieron que se convertiría en un semidiós. Su carne está eternamente abrasada por el fuego, lo que le provoca una agonía sin límites. Los celadores de llamas yaungol se prenden fuego en rituales que simulan la ascensión de Ordos y utilizan encantamientos y rezos para aliviar el dolor.

Música

Música de introducción


Guías

Información relacionada

Contribuir