Notas rápidas
Capturas de pantalla
Vídeos

Uldaman

Encuentros

  • Revelosh – Algunos lumbreras de la Liga de los Expedicionarios de Forjaz han teorizado sobre la existencia de un vínculo ancestral entre su pueblo y los troggs. Señalan que el acaparamiento de artefactos titánicos de los troggs es un reflejo de la reverencia de los propios enanos hacia tales artilugios. Si es cierto, el trogg conocido como Revelosh se puede considerar el equivalente trogg de un arqueólogo, aunque los aventureros e historiadores que se lo encuentran tienden a tildarlo más bien de ladrón.
  • Los enanos desaparecidos – En busca de fama y fortuna, los tres hermanos Eric, Olaf y Baelog aceptaron un contrato de la Liga de Expedicionarios para adentrarse en las salas de Uldaman y despejar una ruta para un grupo de investigadores. Sin embargo, para estos tres enanos "despejar una ruta" acarreó por desgracia "perderse sin remedio en un laberinto antiguo". Los enanos, orgullosos hasta el final, luchan para impedir que los secretos de Uldaman y de la Liga de Expedicionarios caigan en manos de la Horda.
  • Hierraya – Los titanes no construyeron el complejo de Uldaman directamente, sino que utilizaron sirvientes para crear sus salas megalíticas. El Panteón confió a la vigía Hierraya la tarea de supervisar la construcción y el mantenimiento de Uldaman, pero con el paso del tiempo, la cámara cayó en la ruina. En la sala de mapas, Hierraya lleva milenios en un tipo de estasis, analizando el plan original diseñado por Khaz'goroth e intentando encontrar la forma de devolver el complejo a su función original.
  • Vigilante de piedra anciano – El vigilante de piedra anciano, uno de los muchos gólems que operaban la gran cámara de los titanes, formaba parte de un pequeño grupo que hacía las veces de intermediario entre los Vigías que tenían el control de la instalación y sus muchos sirvientes. Tras la corrupción del centinela obsidiana, el vigilante de piedra anciano es el último de su especie. Cumple con su deber: proteger los secretos de los titanes todo lo que pueda hasta su inevitable desactivación.
  • Galgann Flamartillo – El clan Hierro Negro, en respuesta al descubrimiento de Uldaman por parte de los enanos Barbabronce, organizó una invasión de la cámara para impedir que sus enemigos ancestrales accedieran a los poderosos artefactos de su interior. Galgann Flamartillo, un senador de la Ciudad Forjatiniebla, ha venido para supervisar la excavación de Uldaman, para que el emperador pueda utilizar el potencial destructor de los artefactos contra los enemigos de los Hierro Negro.
  • Grimlok – En la sociedad de los troggs, los más grandes, fuertes y violentos suelen convertirse en jefes gracias a muestras de poder. Grimlok, en comparación, es un genio por haber mantenido el control de los troggs Grutacanto mediante la intimidación y lo que podría considerarse una rudimentaria guerra psicológica. Habiendo entrenado a un basilisco letal, Grimlok utiliza la amenaza de la petrificación para mantener a raya a todo aspirante a usurpador.
  • Archaedas – En una cámara del centro de Uldaman creada por Norgannon se encuentra uno de los mayores tesoros de los titanes. Hasta ahora ningún explorador ha accedido a la reliquia, pues cualquier intento de acercamiento activa al gran vigía Archaedas, un inmenso guardián que se deshace fácilmente de los cazadores de tesoros con poderosos ataques y un ejército de esbirros. Archaedas, creado a partir de las rocas más antiguas y resistentes de Uldaman, es un enemigo tan formidable como antiguo.
  • Centinela obsidiana – El centinela obsidiana era el responsable de custodiar los secretos de Uldaman hasta que lo corrompió una fuerza desconocida. La mayor parte del cuerpo de este guardián, originalmente elaborado con la misma piedra que las salas de Uldaman, se ha sustituido por un cristal oscuro capaz de reflejar hechizos. El responsable de la transformación del centinela obsidiana debe ser muy poderoso, pues no es fácil alterar la piedra encantada de un ensamblaje titánico.

Guías

Información relacionada

Contribuir