Notas rápidas
Capturas de pantalla
Vídeos

Profundidades de Roca Negra

Encuentros

  • Gerstahn – Gerstahn, la cultora del Martillo Crepuscular, siempre se ha permitido los caprichos más refinados de la vida: la comida exótica, la ropa de lujo y los instrumentos de tortura con incrustaciones de piedras preciosas. Día y noche, los gritos heladores de sus prisioneros resuenan por el temido Bloque de Detención del clan Hierro Negro. Gerstahn se refiere con orgullo a este sonido aterrador como su sinfonía de gritos, y nunca deja pasar la oportunidad de añadir voces nuevas a su coro.
  • Lord Roccor – Lord Roccor aborrece las traiciones y las intrigas de los demás elementales de fuego. Para no tener que colaborar con los de su especie en el Núcleo de Magma, este poderoso ser ultrajó intencionadamente al Señor de Fuego. Su osada estratagema funcionó: lo expulsaron del núcleo y lo obligaron a proteger las Profundidades de Roca Negra solo.
  • Maestro de canes Grebmar – Los sabuesos de Grebmar Barbapulga son la única familia que conoce. Hace mucho tiempo, este enano huérfano comenzó a criar canes a modo de compañeros y perros guardianes. Cuando el maestro de canes no está patrullando las Profundidades de Roca Negra con sus leales bestias, a menudo se las lleva a probar la mejor cerveza Hierro Negro del Tragapenas.
  • Círculo de la Ley – Solo existe un castigo para los crímenes cometidos contra los enanos Hierro Negro: la muerte. Las antiguas tradiciones exigen que el culpable pague con sangre en el Círculo de la Ley, enfrentándose a criaturas salvajes reunidas por todo Azeroth. A día de hoy se desconoce si alguien ha sobrevivido jamás a esta brutal prueba.
  • Fruto del Saber – Fruto del Saber, antaño respetado miembro del Anillo de la Tierra, se unió al Martillo Crepuscular por razones desconocidas para sus antiguos aliados. Acabó dirigiéndose a las Profundidades de Roca Negra, donde cultivó su interés por el famoso arquitecto Hierro Negro Franclorn Forjador. El propósito de su obsesión actual es un misterio, pero Fruto del Saber es leal a su secta y enemigo de todos los que se opongan a ella.
  • Lord Incendius – El barón Geddon enseñó a Incendius a dominar sus poderes destructores, pero no se esperaba que su protegido se volviera tan letalmente eficiente. Geddon, cada vez más temeroso de que Incendius le usurpara el puesto, expulsó al abrasador elemental del Núcleo de Magma para que protegiera el legendario Yunquenegro de los enanos Hierro Negro.
  • Depositario Stilgiss – Tras años de dedicación al emperador Thaurissan, al astuto mago Stilgiss le confiaron las arcas de su clan en la Cámara Negra. El buen amigo del enano, el maestro de canes Grebmar, celebró la ocasión regalándole uno de sus perros más agresivos (Verek) a Stilgiss. El mago ha dado buen uso a la bestia, ya que la mantiene a su lado para ahuyentar a los posibles ladrones de la cámara.
  • Finoso Virunegro – El arquitecto jefe Finoso Virunegro se ganó su título haciendo pasar por suyas las ideas de canteros con más talento que él. Su arrogancia y sus manipulaciones han provocado la ira de su predecesor, Franclorn Forjador, desde el más allá. El fantasma del anterior arquitecto jefe pretende recuperar su martillo Ferrovil, increíblemente poderoso, de manos de Virunegro antes de que este lo utilice para el mal.
  • Bael'Gar – El monstruoso gigante de arrabio Bael'Gar vaga por la Ruta Hierro Negro, una hazaña de la ingeniería enana tallada en las Profundidades de Roca Negra. Ragnaros invocó al gigante del corazón de las Tierras de Fuego para que custodiara una gigantesca puerta cerrada en un extremo de la ruta. Según dice la leyenda, solo el Señor del Fuego y los miembros de mayor rango del clan Hierro Negro saben lo que se oculta tras la misteriosa puerta.
  • General Forjainquina – Gracias a una vida dedicada al estudio, el general Forjainquina se ha convertido en un experto en historia y táctica militar enana. Hace poco desató la furia del emperador Dagran Thaurissan al escribir un ensayo crítico sobre los fracasos de su clan en conflictos pasados. Salvo por este error político, Forjainquina es un Hierro Negro nato. Sangrará, y morirá si es necesario, para proteger a su pueblo y a su emperador.
  • Señor Gólem Argelmach – La eterna obsesión de Argelmach por la inmortalidad lo impulsó a forjar ensamblajes encantados a su imagen y semejanza. Se rumorea que también ha practicado algún tipo de magia negra que podría permitir a las nuevas creaciones del señor gólem servir de receptáculo a su alma, si alguna vez perece su cuerpo físico.
  • Hurley Negrálito – Decir que Negrálito es un parroquiano del Tragapenas es quedarse corto. Desde hace más de una década, este taimado borracho solo ha salido de la taberna una vez, para robar una receta secreta de cerveza Cebatruenos. A veces Negrálito permanece sobrio el tiempo suficiente para prepararla personalmente; afirma que aporta una fuerza y un valor inimaginables.
  • Falange – Hasta hace poco, las peleas de borrachos tenían lugar en el Tragapenas prácticamente a diario. El tabernero Plugger Aropatoso ha reducido la frecuencia de estas escaramuzas gracias a Falange, un poderoso guardia gólem programado para mantener el orden en la taberna y eliminar sumariamente a los parroquianos beligerantes.
  • Ribbly Llavenrosca – Llavenrosca tiene la mala costumbre de tomar dinero prestado y malgastarlo en estafas piramidales. Su último fracaso, la pólvora para mascar de Ribbly, le ha valido un puesto en la lista negra del jefe de Bahía del Botín, el barón Revilgaz. Llavenrosca se ha refugiado en el Tragapenas, con la esperanza de dar esquinazo a los cazarrecompensas, amigos y parientes que buscan cobrar la recompensa del barón.
  • Plugger Aropatoso – Dicen que en el Tragapenas todo el mundo se sabe tu nombre. Esta sensación de camaradería es el resultado del duro trabajo de Aropatoso, un gnomo paria que se buscó una nueva vida en las Profundidades de Roca Negra tras la caída de Gnomeregan. A pesar de su historial de tratos con el mal, en calidad de brujo, está orgulloso de su puesto de tabernero y se asegura de que las jarras de sus clientes nunca estén vacías.
  • Embajador Latifuego – Debido a su servicio irreprochable a Ragnaros, Latifuego ascendió al puesto de embajador en el clan Hierro Negro. Al principio este ser depravado despreciaba a sus aliados enanos, pero con el tiempo ha acabado por respetar su afición por la destrucción. Como muestra de solidaridad, Latifuego custodia la Cámara del Encantamiento, un lugar sagrado en el que los enanos almacenan su armamento.
  • Los siete – Hace siglos, el señor feudal hechicero Thaurissan y sus siete aliados Hierro Negro más poderosos invocaron accidentalmente a Ragnaros a Azeroth, condenando así a todo su clan a la esclavitud. Aunque los Siete murieron en el ritual, sus espíritus inquietos aún vagan por las Profundidades de Roca Negra, condenados a servir a su amo elemental y al líder actual de los Hierro Negro.
  • Magmus – El embajador Latifuego encargó al gigante de arrabio Magmus que custodiara la sala del trono del emperador Dagran Thaurissan, pero ni así se quedó tranquilo el líder de los Hierro Negro. El emperador, siempre temeroso de los asesinos, otorgó a Magmus el control de una serie de estatuas lanzallamas en el exterior de su cámara real.
  • Dagran Thaurissan – El emperador Dagran Thaurissan gobierna junto a la princesa Moira, del clan rival de los Barbabronce. Aún se debate encarnizadamente si el emperador embrujó a su prometida o si ella está con él por voluntad propia. Sea cual sea la verdad, la presencia de Thaurissan es una mala señal para el futuro de su clan. Mientras viva, los Hierro Negro seguirán siendo esbirros de Ragnaros y una amenaza para los reinos de todo Azeroth.

Guías

Información relacionada

Contribuir