Notas rápidas
Capturas de pantalla
Vídeos

El Bastión Violeta

Encuentros

  • Erekem – Los reclusos del Bastión Violeta son los criminales más notorios de Terrallende, y Erekem no es una excepción. El Kirin Tor frustró sus planes de asesinar al Consejo de los Seis, pero ahora los dragones Azules han reclutado a este taimado arakkoa para un objetivo más ambicioso: exterminar a todos los magos de Dalaran.
  • Moragg – Cianigosa ha reclutado a Moragg para que le ayude a aniquilar a los magos renegados de Dalaran. Este demonio de pesadilla sirvió en otro tiempo a la Legión Ardiente y destrozaba a los enemigos de Sargeras con la torva mirada de sus siete ojos. Ahora enseñará a los héroes de Azeroth que no se entra así como así en El Bastión Violeta...
  • Ícoron – Una aprendiza insensata invocó a esta aparecida del plano elemental, solo para descubrir que los soldados contrariados de los antiguos dioses no son buenas mascotas. Ícoron acabó con su proyecto de maestro y se pudre en El Bastión Violeta desde entonces, impaciente por desatar la venganza contra sus carceleros.
  • Xevozz – Xevozz era un traficante de armas arcanas hasta que el Kirin Tor descubrió que estaba armando a la Legión Ardiente. Ahora, este obcecado etéreo lleva a cabo un plan de negocio con tres objetivos en mente: destruir a sus enemigos, evitar la prisión y volver a trabajar con su mayor cliente.
  • Lavanthor – Cianigosa, en su fría astucia, ha desatado el averno del can del núcleo. Los magi encerraron a Lavanthor para contener la sed de sangre del terror bicéfalo y los años de aislamiento no han ayudado a mejorar su temperamento.
  • Zuramat el Obliterador – Hicieron falta cien de los mejores agentes de Dalaran para someter a Zuramat, y doscientos para limpiar la carnicería del campo de batalla. La maldad del Obliterador inquieta hasta a Malygos, quien considera desagradable el apetito por la magia del señor del vacío. Pero el genocidio da lugar a extrañas amistades.
  • Cianigosa – Malygos eligió a Cianigosa para ejecutar sus planes debido a su lealtad inquebrantable. Cianigosa no protestó cuando su maestro se entregó a la locura, no flaqueó cuando se adueñó de las líneas Ley de Azeroth y no dudará en erradicar a todos los que lo desafíen.

Guías

Información relacionada

Contribuir