Notas rápidas
Capturas de pantalla
Vídeos

Ahn'kahet: El Antiguo Reino

Encuentros

  • Ancestro Nadox – Nadox fue un líder nerubiano que enseñaba las tradiciones de su raza a las nuevas generaciones. Cuando la guerra de la Araña asoló Azjol-Nerub, una legión de no-muertos consiguió derrotarlo. El Rey Exánime reanimó su cadáver y expurgó toda la sabiduría y la nobleza de Nadox, obligándolo a asesinar a sus estudiantes, sus amigos y a todos los nerubianos que se opusieran al poder de la Plaga.
  • Príncipe Taldaram – Tras el fallido asalto de Kael'thas contra el Rey Exánime, algunos de los elfos de sangre que lo seguían fueron masacrados y levantados entre los no-muertos como caídos oscuros. El Príncipe Taldaram es uno de esos astutos y sedientos seres vampíricos. Con la eterna intención de complacer al Rey Exánime, ha accedido a las profundidades destrozadas por la guerra de Ahn'kahet en busca de reliquias nerubianas perdidas que puedan potenciar las filas de asesinos de la Plaga.
  • Jedoga Buscasombras – Jedoga sueña con el apocalipsis. Se rumorea que es una de las seguidoras más fanáticas del Martillo Crepuscular. Gracias a los consejos del despiadado ogro mago Cho'gall, aprendió a manipular sus poderes chamánicos al servicio de los dioses antiguos. No hace mucho, Jedoga viajó al interior de Ahn'kahet para prepararse para el glorioso día en el que Yogg-Saron se alce y envuelva las tierras de Azeroth en la sombra.
  • Amanitar – Durante siglos, los hongos y demás formas de vida benignas han prosperado en las oscuras y húmedas cavernas de Ahn'kahet. Sin embargo, Yogg-Saron ha empezado a extender su voluntad opresora por este ecosistema aislado. El dios antiguo ha utilizado su inmenso poder corruptor para convertir una de las bestias nativas de Ahn'kahet en la monstruosa criatura conocida como Amanitar, un terror inconsciente que rebosa la energía destructora de su amo.
  • Heraldo Volazj – En medio de la invasión de Azjol-Nerub por parte de la Plaga, muchos de los habitantes del reino abrieron túneles subterráneos para escapar de los esbirros del Rey Exánime. Sin embargo, muchos llegaron demasiado profundo, hasta exponer los zarcillos de Yogg-Saron. Esto despertó a la entidad, que envió a uno de sus guerreros más ancestrales, el heraldo Volazj, para sacrificar a los asediadores nerubianos y aniquilar a cualquiera lo suficientemente insensato como para amenazar al dios antiguo.

Música

Música de introducción

Ambiente


Guías

Información relacionada

Contribuir