Notas rápidas
Capturas de pantalla
Vídeos

Ny'alotha, Ciudad del Despertar

Encuentros

  • Wrathion, el Emperador Negro – A pesar de sus precauciones, Wrathion no pudo evitar sucumbir a la locura que consumió a su padre. Con la mente corrompida por N'Zoth, cree que la única manera de defender Azeroth es dominándolo en el nombre del dios antiguo. Wrathion ha dejado de ser un príncipe y ha asumido su título legítimo de Emperador Negro.
  • Maut – Cuando los antiguos aqir se alzaron de las arenas del desierto, sus profetas comenzaron la construcción de un destructor obsidiano imbuido de la esencia de los dioses antiguos. Dominado por una sed de magia insaciable, Maut consumió el maná de sus creadores al despertar y dejó sus cuerpos pudriéndose bajo el sol abrasador de Uldum.
  • El profeta Skitra – Skitra es un maestro de las ilusiones y disfruta aterrorizando a sus víctimas mediante la destrucción de su percepción de la realidad. Quienes no consiguen superar sus engaños quedan atrapados en Ny'alotha para siempre.
  • Inquisidora oscura Xanesh – Pocos son capaces de resistirse a los susurros de los dioses antiguos, pero aquellos que lo logran se encuentran a merced de la inquisidora oscura Xanesh. Xanesh es una torturadora cruel y sádica que se enorgullece de mermar poco a poco la cordura de quienes caen en sus manos, hasta que no queda más que una devoción férrea hacia N'Zoth.
  • La mente colmena – Los generales Ka'zir y Tek'ris se enfrentan en un conflicto de voluntades y compiten sin descanso por el control de los aqir. Cada vez que uno de los dos le arrebata el control al otro, la colmena cambia sus tácticas y obedece cada orden con lealtad ferviente.
  • Shad'har el Insaciable – Shad'har el Insaciable, una de las creaciones más aberrantes de N'Zoth, devora los cadáveres corruptos que los esbirros del dios antiguo desechan en sus dominios. Un hambre insaciable atormenta a Shad'har, y su cuerpo se retuerce y muta con cada cadáver que consume.
  • Drest'agath – La grotesca amalgama de carne conocida como Drest'agath yació bajo Ny'alotha durante milenios hasta que el regreso de N'Zoth la despertó. Ahora se alza como un repugnante forúnculo, a punto de estallar y propagar su pestilencia vil por todo Azeroth.
  • Il'gynoth, Corrupción Renacida – Tras su derrota en la Pesadilla Esmeralda, Il'gynoth se retiró a las profundidades de Ny'alotha para recuperar sus fuerzas. Aquí se ha fusionado con la propia arquitectura de la ciudad y se extiende por todo el Imperio Negro como una infestación insidiosa. El poder de Il'gynoth crece al mismo ritmo que su carne corrupta.
  • Vexiona – Vexiona está obsesionada con el poder que N'Zoth le ha ofrecido y ha creado un culto de veneradores que codician los obsequios del Vacío. Desde lo más alto de su templo en el Imperio Negro, transforma a sus seguidores más devotos en horrores imparables.
  • Ra Den el Arrasado – Ra Den luchó con valentía para defender la Cámara del Corazón, pero fue arrastrado hasta Ny'alotha, donde se ha convertido en una víctima de los susurros de N'Zoth. La angustia que ha sentido durante tantos años ha consumido sus esperanzas, y esto ha completado la corrupción. Ahora el antiguo alto centinela hará todo lo posible por cumplir las órdenes del dios antiguo.
  • Caparazón de N'Zoth – En el centro de Ny'alotha se alza una pavorosa montaña de carne repleta de ojos y tentáculos de corrupción incontrolada. La locura misma emana de la masa retorcida y merma la cordura de quienes se acercan a ella. Este es el corazón del Imperio Negro, el núcleo del poder de N'Zoth, el cuerpo de un dios.
  • N'Zoth, el Corruptor – N'Zoth se ha pasado eones propagando su influencia sutilmente por todo Azeroth desde su prisión titánica bajo las olas. Ahora el Corruptor ha conseguido la libertad y muestra su verdadera forma para ejecutar el plan definitivo de convertir el Imperio Negro en la nueva realidad. Si nadie lo detiene, todo cuanto conocemos será transformado a imagen y semejanza de su locura eterna.

Información relacionada

Contribuir